Pellem (in deversorium sensuum)

Con Pellem (in deversorium sensuum) (Lastura ediciones, 2021) estamos ante un poemario en el que se reivindican el tacto, el florecimiento de las emociones y de lo sensorial, la pasión y la sexualidad sin ambages. No es fácil, sin embargo, Fran Picón logra una obra donde «los versos nos descubren y nos llevan a vivir de un modo diferente la actitud de los sentidos. Y es que, en los acontecimientos de la piel, el sujeto poético desabrocha y desviste al adjetivo de su timidez, y mediante el empleo de imágenes precisas se produce un acercamiento a la anatomía del poema, que va de un erotismo incipiente a otro más intenso, ordenado simbólicamente bajo la premisa del tacto y sus referencias como eje conductor de los conflictos, de los recuerdos, y de ese movimiento que se anticipa a la debilidad, y que supone un ajuste de la sensualidad invocada, consumada, explícita, bajo el gobierno de los medios verbales de la representación» (José Antonio Conde). Y es que es Fran, en este libro, «se desnuda en sus versos, disipando la saliva clandestina en la intimidad de un espejo cómplice ante una caricia furtiva. Desliza su pudor en la vertiente del pecho desbordado de anhelo y memoria, deposita su último trago en el cielo de nuestra boca» (Belén Mateos).

La obra viene acompañada por un prólogo de Belén Mateos y un epílogo de José Antonio Conde, ambos escritores, ambos amigos a los que confiar un libro que es desnudez plena.