Prólogo de José Ángel Jarne Navalón

Irrumpir en el mundo literario con la calidad y la impronta de Fran Picón es, cuando menos, un reto coronado de éxito.

Bien es sabido que hoy se escribe mucho, pero la calidad brilla por su ausencia.

Sin embargo, DESDE MI I… MARGINACION es una obra excelente escrita con una aureola mágica de exquisita sencillez.

Se trata, sin duda, de una obra que hace profundizar en el alma humana, en cada ego.  A través de esta colección de poemas, el autor nos hace penetrar en el mundo del amor (¡muchos son los cantos al amor!), a la vida, a la alegría y al llanto por lo perdido o lo no alcanzado.  Leyendo el libro, observamos que en cada uno de los poemas puede verse reflejado cada lector: con sus vicisitudes particulares y generales pero sin perder de vista nuestra condición humana, nuestra sensibilidad ante los problemas y las alegrías que a diario se nos presentan en el camino.

Reflexionar sobre el presente y el pasado, sobre lo efímero y lo real, sobre lo alcanzable y lo etéreo no es tarea fácil, pero el autor lo ha logrado de forma extraordinaria.

Cantar a la vida, a su familia: a su mujer, a sus hijos, a sus padres, a las pequeñas cosas del día a día, a sus sentimientos ha sido el mejor tributo que el autor ha podido rendir con esta obra.  Escrita en lenguaje sencillo y mimado, estimulante y versátil, es la principal característica de DESDE MI I… MARGINACION.

¿Qué más se puede decir de una obra escrita por un autor novel, pero con el sabor dulce del trabajo bien hecho y perfectamente articulado?  Sencillamente, nada.

José Ángel Jarne Navalón, escritor.